miércoles, 22 de octubre de 2014

Querell, en Torremolinos

Querell es un sex club de Torremolinos, Málaga.

Está algo alejado de la zona centro, pero en coche se llega en pocos minutos.

Es un sitio espacioso, de tamaño grande para lo que son los sexclubs, y distribuido en varios cuartos.

Al entrar hay una zona de taquillas para quitarse la ropa.
Inmediatamente después está el bar, en una sala muy amplia.
Desde allí surge un pasillo para ir a la zona de cruising, con cuartos a ambos lados.
Hay un con un sling, otro con una cama, otro con sillones... son difíciles de diferenciar porque, no sé si será así todos los días, pero el día que fui yo todos estaban oscurísimos.

Sólo hay manera de saber quién entra si uno se queda en la puerta, porque una vez dentro es casi un cuarto oscuro.

El último de los cuartos a la derecha tenía una tele con un vídeo porno y parece ser que es en el que aprovecha la peña para fumar.

El precio de entrada es de 8 € con dos consumiciones de refresco/cerveza o una copa.

Público variado, de todo tipo.

Hay condones en un recipiente en la barra. No vi lubricante.

El día que fui yo había una fiesta del antifaz. Al entrar había que elegir un color: Los activos máscara negra, los pasivos máscara blanca, los versátiles una bicolor. El precio en esa fiesta es de 12 € con tres consumiciones.

Yo imaginaba que todo el mundo iba a ir con el antifaz puesto y la cara escondida pero luego dentro casi nadie lo llevaba colocado bien. Todo el mundo se lo puso más arriba de la frente y algunos incluso lo llevaban en el brazo. No fui menos y me lo coloqué arriba, mucho más cómodo para ver y no pasar calor. Me puse el de versátil.

No tuve mucho éxito, no me gusta meterme en sitios oscurísimos.
Acabé follándome a un chico joven, alto, delgado y velludo en la sala de fumadores, que era la única en la que yo veía.
El chico se agachó al verme y me hizo una buena comida, luego se levantó y se dio la vuelta. Tenía el culo muy prieto y muy seco. El polvo empezó fatal: nada más enchufársela noté un clac. ÉL también lo debió notar porque me preguntó si se había roto el condón. Yo ya se la había sacado. Lo intentamos de nuevo. Él se lubricó con saliva y le di un poco por culo de pie. Me costó bastante, estaba apretadísimo. Al final se corrió él y yo no.

El local me parece bueno y parecía estar cuidado. Los precios no son excesivos y la gente es normal. No me gustó nada la oscuridad, con sólo un poquito más de luz en algunas zonas para mi gusto mejoraría mucho.

Querell.
Avenida Carlota Alessandri, 146
Torremolinos (Málaga)
Web: http://querell.es.tl/