lunes, 2 de junio de 2014

Un cielo

Cena en casa de unos amigos el viernes por la noche. Follamigo también está. Agradable conversación y copa de calidad sin dejarse un ojo de la cara. Risas y viboreo habitual. Cuando terminamos Follamigo me propone tomar la última en algún bar. Le digo que no estoy para bares de sexo, que los viernes estoy muy cansado y no rindo, y me dice de acercarnos a Chueca a petardear un poco y ver tíos buenos. Me río y acepto.


Nos acercamos al Fuel, que parece ser el único que tiene algo de animación a esas horas. La música es muy comercial, no me gusta. La peña está como atontada mirando los videos musicales. Veo mucha pose, la gente está en grupitos pequeños pero claramente fichando al personal. Follamigo y yo superamos la edad media, me encuentro un poco desplazado.


Intentamos aclararnos con las tarjetas que nos dan para tomar las dos copas al precio de una, pero el sistema es tan incomprensible que finalmente acabamos cada uno tomándonos dos consumiciones. Sumadas al vino de la cena y la copa de después de la cena que ya nos habíamos tomado terminamos por ponernos muy alegres, en contraste con la cara de tipo duro de los tíos que nos rodeaban.


Un chico se nos queda mirando. Es bajito, tipo osillo, pelo claro y una barba que le hace parecer algo mayor, pero se intuye que es muy joven. Está solo y ya nos habíamos fijado en cómo se había zafado de los avances de un par de tíos que le habían intentado entrar.


Seguimos a lo nuestro y en un movimiento casi le echo la copa a follamigo encima. Hacemos los dos malabarismos para que no se caiga todo y acabamos abrazados en equilibrio en una posición muy ridícula, muertos de risa. El chaval de enfrente nos mira y se ríe. Follamigo y yo nos miramos: a por él.


Nos acercamos a él presentándonos y soltando una sarta imparable de chorradas. El chico se nos queda mirando con los ojos muy abiertos sin dejar de sonreír. Tiene unos ojos marrón claro preciosos, enormes. Es un bombón. Cuando finalmente le dejamos que abra la boca nos dice que es italiano y que comprende muy poco el español. Follamigo ha estado varias veces en Italia y se pone a soltar algunas frases que al otro le hacen mucha gracia, porque se descojona vivo. Yo ni puta idea de italiano, pero entre español e inglés podemos enterarnos de que tiene 25 años y está unos días en Madrid de turismo.


Cuando estamos a punto de terminar las copas follamigo le dice algo y el chico se pone coloradísimo y baja la cabeza. Le pregunto que qué le ha dicho y me responde que le había preguntado si se quería venir a mi casa un rato. Pero cuando vuelvo a mirar al chico está sonriendo de nuevo.


Salimos a la calle y vamos un ratito andando hasta casa, la distancia justa para que se nos baje un poco el alcohol. Follamigo no para de soltar chorradas en itañol, el chaval se carcajea y yo intento mantener un diálogo medianamente coherente usando el inglés. Nos cuenta que es de una ciudad mediana de Italia y que allí el tema gay está muy mal, que si no vives en Roma o Milán la única manera de ligar es salir de cruising o el Grindr. Nos dice que no le gustan los chicos de su edad, que los prefiere más maduros, y que liarse con casados está a la orden del día y ya se ha tenido que escapar más de una vez por puertas traseras o garajes. Follamigo suelta una risotada señalándome a mí y diciendo que yo soy últimamente un especialista en jovencitos. El chico no entiende nada, pero se ríe.


En cuanto llegamos a casa pide un baso de agua y mientras follamigo se pasa al baño se me acerca y me pasa los brazos detrás del cuello. Me besa metiéndome la lengua hasta la campanilla, muy dulcemente. Cuando mi amigo sale del baño ya estamos los dos abrazados apoyados en el respaldo del sofá. Él se une y nos besamos a tres.


Durante los besos nos vamos quitando la ropa entre nosotros. Primero las camisetas, luego las zapas y los vaqueros. Follamigo y yo dejamos nuestra ropa en el suelo, el chico también, pero luego la recoge, le hace una especie de doblado como en las tiendas de ropa y la deja encima de una silla. Tiene un cuerpo precioso. Es muy menudito, chiquitín, pero los pectorales son muy anchos, y lleva el vello ligeramente recortado. Los pezones están muy separados, cada uno mirando para un lado, son pequeños y como una tetilla de chupete. Ideal para comérselos. Lleva un slip de marca que le define la cintura y le hace sacar unas lorcillas por encima. Es muy sexy. Y con luz es guapísimo de cara.


La parte oral la terminamos allí bajándome yo al pilón mientras le bajo los slips, poniéndome en cuclillas y comiéndosela alternativamente a los dos. Mi amigo no está muy empalmado, pero el italiano tiene la polla de esas que suben tanto que se quedan casi verticales pegadas al cuerpo. Muy bonita. Y con un engrosamiento muy curioso a casi en la punta, como con forma de cohete de Tintín. No está descapullado. El tamaño es normal. El culo está bien, grandecito, blandito pero no fofo.


Propongo pasar a la cama. El chico dice en un español muy clarito 'No follo a pelo'. Le respondo que tranquilo. Y pasamos a posición horizontal. Seguimos un poquito con las mamadas en triángulo. No la come muy bien o le da apuro. Me incoporo hasta la mesilla y saco los condones y el lubri. Cojo un condón con los dedos y pregunto: ¿quién se lo pone? El chico se pone colorado de nuevo, sonríe y dice 'no sé', pero se queda tumbado boca abajo.


Como el follamigo es más bien pasivo el condón me lo pongo yo, le unto de lubricante y me pongo encima suyo, levantándolo un poco de la cintura. Me cuesta enfilar la polla pero luego entra a la perfección.


La follada es larga, a cuatro patas como me gusta a mí. El chico bufa y gime muy alto. Follamigo lo besa, me besa a mí y nos da de mamar alternativamente a uno y a otro. Mucho morbo, pero todo muy tierno, muy suave.


La saco y el chaval sigue empalmadísimo. Follamigo coge un condón, se lo pone al chico con la boca y se pone a cuatro patas encima de la cama diciendo que se lo follé él ahora. El tío se pone a ello. Le cuesta trabajo porque no es muy alto, pero luego acaban los dos casi tumbados follando. Yo le paso la lengua por el culo y la espalda. Y de vez en cuando le meto un dedo lubricado. El chico resopla muy fuerte. Me pongo otro condón e intento follármelo mientras él se folla a mi amigo, en trenecito.


Le gusta mucho porque casi aúlla de placer pero el único que se mueve soy yo. mientras me lo follo él tiene la polla dentro del culo de mi amigo pero no hace mucho más. Luego follamigo me diría que no se desempalmó en ningún momento.


Aguantamos poco tiempo así y finalmente yo fui tan egoísta de seguir follándome al italiano mientras follamigo nos metía mano por todos lados. Acabamos corriéndonos el chico y yo, tumbados boca arriba en la cama. Mi corrida fue normal, la del chico fueron gotillas imperceptibles. Cuando le pregunté en inglés que si se había corrido me dijo que sí. Follamigo lo intentó, pero se le había bajado todo.


Saqué unas toallas y pasamos a la ducha de dos en dos porque tres no cabemos. Primero yo con el chico y luego ellos dos solos. No dejó de besarnos ni tocarnos en un solo momento. Después de vestirnos seguimos intentando entendernos mientras charlábamos en tres idiomas. A la hora de irse nos pidió por favor que lo acompañáramos hasta el hotel o a alguna calle que conociera, que ya se había perdido dos veces por el centro de Madrid. Puso una carita tan de pena que era imposible negarse, pero yo ya estaba en casa y maldita la gracia que me hacía volver al centro.


Follamigo se encargó de acompañarle y de paso él retiraba su coche y se largaba a casa, que el sábado por la mañana hay ORA. Me dijo después que el chico era un cielo, que no pararon de hablar, de tocarse y de darse besitos durante todo el camino. Para enamorarse. A la mañana siguiente, sin haberle dado yo mi número, tenía un whatsup que decía 'Grazie'.

5 comentarios:

  1. Que bien te lo montas tío .... Pues el vienes estuve yo también en el fuel . Es cierto que había mucho guiri este finde en Madrid ... No recuerdo haber visto a tu italiano , una pena .... Seguro que os vi y ni idea de saber quien puedes ser .... Misterio!

    ResponderEliminar
  2. Hola : alguna vez te escribi criticando tu visión negativa de todo. Hoy tengo que decirte todo lo contrario. Da gusto ver que disfrutasteis y encima con buena gente.Quien lo busca lo consigue.

    ResponderEliminar
  3. Mmm... un polvo memorable con un chico encantador.de cálida sangre mediterránea.
    Por cierto, que es eso que el sábado hay ORA ?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa, sólo entendible a los que usamos coche en Madrid. ORA: pagar por aparcar en la calle, de lunes a viernes de 9 a 21 y los sábados de 9 a 15 h. Si no pones el papelito, multa.

      Eliminar