lunes, 5 de mayo de 2014

Guarrete

Hacía ya mucho tiempo que había contactado con un tío vía web pero no habíamos llegado a quedar porque en los chats o se queda de inmediato o no hay nada que hacer, que si lo vas dejando al final se alarga tanto que uno de los dos se acaba aburriendo.

Pero estando en casa por la tarde me conecté y me saltó el chico.
Treintaypocos, rubiete, con barbita, guapo y con gracia en la conversación. Estaba haciendo nosequé por la zona y me propone pasarse por casa. Le digo que me dé tiempo a asearme y a los 40 minutos lo tengo en la puerta.

Primera impresión positiva, es bastante más guapo en persona que en foto, aunque las fotos de cuerpo son un poco tramposas, está algo pasado de peso.

Nos decimos hola, nos toqueteamos y al momento está de rodillas bajándome el pantalón. Me la come muy bien y hasta el fondo, es un especialista. Pero no puedo evitar fijarme en su cabeza: tiene el pelo todo grasieto, repegado a la cabeza y lleno, llenísimo de caspa. Me provoca repelús.

Es de los que va echando escupitajos a la polla antes de comérsela, y luego saca toda la boca con babas. Cuando termina, tiene en la barba colgando un salivajo. Pretende besarme. Me retiro.

Puede que resulte paradójico que yo sea tan asquerosito comiéndome la de pollas que me como, pero con las guarrerías no puedo, reminiscencias de pijo que me quedan. Además, ya me quedo con la neurosis de que el tío está sucio y no puedo evitar dirigir los ojos al calzoncillo cuando se lo quita. Sí, se ve sucillo. No es raro no estar impecablemente limpio después de un día de trabajo pero lo de este tío estaba llegando a ponerme de los nervios, y se me estaba bajando.

Conseguí eliminarle el gargajo al quitarle la camiseta refregándosela un poco en la cara y pasamos a la cama. Cuatro toqueteos y, como era versátil, directamente le pongo un condón y me doy la vuelta para que me folle. No la tenía muy gorda, así que entró muy bien. Y bueno, el tío se portó.

Vuelta y me folla con las piernas en alto. Así duro poco. Me pajeo y al minuto me echo el chorro en la tripa. El tío se emociona, se quita el condón y se corre encima mío.

Me limpio con toallitas bebé y pasamos los dos al baño. Le ofrezco una toalla limpia para que se duche y lo que hace es limpiarse la polla, secarse un poco y salir al salón a recoger su ropa para vestirse.

A todo esto sin parar de hablar porque era un tipo la mar de simpático.
Pero en cuanto se fue lo primero que hice fue ventilar la casa y darme una ducha intensiva.


7 comentarios:

  1. Yo es que si no vienen recién duchados no quedo ... O sino a pasar por la ducha en cuanto entran . Una cosa es guarrear y otra cosa ser un guarro ..
    . Yo que me esperaba algún relato de alguna fiesta de la Sleazy .. Te has portado con un buen chico este finde al parecer ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que yo no soy de Sleazy ni de Into, que soy un tío muy tranquilote

      Eliminar
  2. Solamente expresarte mi solidaridad, no eres el único que piensa y siente así. Y celebro que seas tan "apañao" que a pesar de todo consiguieras sacarle provecho a uno de esos desechos. ¡Que tengas muchos y mejores éxitos más!

    ResponderEliminar
  3. Coincido contigo y con los comentarios en lo de la higiene, no se trata de ser especialito, si no de un poco de sentido común... Si te vas de cruising, si quedas con alguien o lo que sea, la cosa es ir preparado y aseado. Aún así al final te lo pasaste bien ;)

    ResponderEliminar
  4. Hola,somos una pareja que seguimos tu blog y nos encanta.La gente confunde ser vicioso con ser guarro t no tiene nada que ver,te puedes meter y comer todas las pollas del mundo pero limpias,gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Sí, existe una falsa apreciación de lo que debe ser el morbo.

      Eliminar