jueves, 3 de abril de 2014

Mimosín 2

He vuelto a ver al osito de Mimosín.


Me puso un mensaje y hemos quedado a cenar. Hemos ido a un restaurante barato del centro y me ha estado contando un montón de cosas de su trabajo y sus estudios. El chico no ha parado de hablar ni de comer.


Al terminar me ha propuesto tomar una copa y hemos acabado en un bar de osos de la calle Pelayo en el que por lo visto es muy conocido, porque ha saludado a todo el personal.


Le comenté que nuestros amigos comunes me habían inundado a mensajes y se echó a reír. En el fondo lo que tenemos son conocidos comunes más que amigos.

Ahí no hemos estado mucho rato porque yo no podía quedarme hasta tarde, pero entre charla y movimiento de cuerpo por la música hemos acabado sobeteándonos y metiéndonos la lengua hasta la garganta.


Me he tenido que volver a casa todo palote pero entre semana y madrugando al día siguiente no me puedo quedar muy tarde.


Ha quedado en llamarme para el fin de semana.


Me ha hecho ilu. Hacía tiempo que no quedaba con nadie que no fuera directamente para follar y menos largarme a casa sin haber hecho más que unos besitos inocentes.

1 comentario:

  1. Ilusión y seguro que lo pasaste bien y estuviste a gusto.
    No siempre se tiene que quedar para ´follar´. Quedar en un momento robado para hacer un cafe, o simplemente quedar para hablar un rato sin buscar más placer que ese. Porque no?.
    En un viaje, puede llegar a ser tan importante el trayecto como el destino, o ser este solo una excusa para el camino.
    Vamos,que hay que saber disfrutar de las pequeñas cosas de la vida ;-)

    ResponderEliminar