lunes, 31 de marzo de 2014

Los hobbits juguetones

Me entra por Grindr un tío de unos 40, de los de foto algo imprecisa. Se le ve la cara pero un poco de lejos. Está en camiseta y parece que tiene buen cuerpo, pero tampoco se podría asegurar. Le sigo el rollo a ver qué tal.


Enseguida me empieza a engatusar diciéndome que estoy muy bueno y que quiere montárselo conmigo. Me desbloquea las fotos: es ancho de espaldas, buen pectoral, cintura fina, muy de gym. Y muy pasivo, porque casi todas las fotos son de espaldas en calzoncillos o directamente mostrando el agujero del culo.


Le desbloqueo mis fotos y me dice que quiere que lo folle y si no me importaría hacer un trío con su pareja. Alarma, ¿por qué no me ha dicho eso desde el principio? Eso es que él es el que está bueno y el novio es un cardo. Le pido fotos de la pareja. Un poco más joven, parece poquita cosa. No me convence mucho pero se le ve simpático. Quedamos en vernos en un bar cercano a su casa para tomar una caña por si hay feeling.


Cuando nos vemos saltan las dos sorpresas: la primera, ambos son muy bajitos. A mí me suelen gustar altos y grandotes, pero tampoco está nada escrito sobre piedra. La segunda: que ambas fotos eran engañosas. El que primero me entró, que parecía un cachas, o había puesto fotos antiguas o estaba algo descuidado. No estaba mal, pero la barriguita no se veía en las fotos. Y el novio, que parecía muy poquita cosa, resultó ser bastante guapo y tener aspecto de estar muy bien.


Yo reconozco que prefiero quedar para follar, porque lo de ponerme a hablar antes tomando una caña me pone un poco nervioso. Cuando se acaba el tema de hola por dónde vives tú y qué tal ¿de qué hablas? ¿De vamos a follar? Me pongo entonces muy seco y me callo. Pero estos dos no me dieron oportunidad a que me sintiera incómodo, porque se pusieron directamente a toquetearme en el bar.


No fue nada escandaloso, empezar con roces y tal, en plan colegas, pero en cuanto podían se les iba la mano a mi culo. Poco que pensar: pagaron la caña y fuimos a su casa.


Creo que no tardaron ni 30 segundos en quitarme la ropa nada más entrar. Yo me sentía acosado por ese par de tíos bajitos con una hiperactividad máxima. Era como si yo fuera Gandalf y estuviera rodeado de hobbits saltarines. La rapidez con la que se quitaron ellos la ropa fue aún mayor.


Una vez desnudo y en el mismo salón me quedé sentado en el suelo y les agarré las pollas. El que me contactó primero (el pasivo) la tenía muy bonita, con curva ligera y acabada en champiñón. El activo tenía un pedazo de pollón recto y gordo. No escandaloso de largo pero muy llamativo. Se las fui comiendo alternativamente mientras ellos se besaban y toqueteaban. Luego me metí los dos rabos en la boca y les agarré el culo. El del pasivo estaba bien, pero el del activo era redondo y duro como una piedra, me puso muy bruto.


Pasamos a una posición más cómoda, tumbados en una cama, donde iniciamos la clásica mamada en triángulo a tres. Yo intentaba ir alternando, pero la boca se me iba al pollón del activo. Besos, toqueteos y el pasivo comiéndomela hasta la garganta. Muy bien.


Me estaba poniendo muy burro, les pregunté por los condones y el lubri y al momento ya tenía al pasivo a cuatro patas sobre la cama mientras el otro iba a por popper. Me preguntaron si quería y dije que yo no uso. El pasivo se pegó una esnifada y empecé a follármelo mientras su novio le daba de comer rabo.


Tenía el culo muy fácil de penetrar, no hubo dificultad alguna para que nos tiráramos mucho rato de folleteo. El activo le daba de comer y luego se ponía de pie en la cama y me daba a mí. Mucho morbo. Le agarré la polla y le dije que me follara mientras yo me follaba a su pareja. Se puso condón, me unté yo de lubri y lo intentamos, pero le pillaba un poco alto y además la postura no le debió resultar muy cómoda, porque se le bajó.


Al pasivo tumbado en la cama boca arriba le seguí follando otro buen rato, pero esa postura a mí me cansa y me quedé agotado. Aparte, me dijo que ya le empezaba a doler. Me puse entonces encima de la cama a cuatro patas y le volví a decir al activo que me follara, que lo necesitaba.


Segundo intento y nada. Nos relajamos tumbados los tres y me toquetearon y chuparon por todos lados. Se les volvió a poner dura a ambos. Tercer intento de que el activo me follara y tercer condón desperdiciado. El chico estaba ya un poco avergonzado. Pero no pasa nada, eso ocurre y más en los tríos. Me quedé tumbado boca arriba y les pedí que me metieran el dedo. El pasivo se agachó a comérmela mientras me metía el dedo. El activo, de rodillas junto a mí, me daba de mamar y me tocaba los pezones. Luego se sentó con el culo encima de mi cara y le metí la lengua. No soy mucho de hacer eso pero tenía un culo tan pequeño, tan bien puesto y tan duro que no me pude resistir.


Tardé segundos en correrme. Aparté al pasivo la cara de mi polla, le di un empujón al activo para que se me quitara de encima de la cabeza y me di cuenta de que casi los tiro de la cama, pero yo ya estaba que me corría, y me eché encima un chorro de los de premio seguro.


Allí estaba yo todo sudado, con el pecho manchada de lefa y otros dos, que se me habían vuelto a encaramar, dándose besos y jugueteando encima mío. Intentaron correrse pero no pudieron.
Yo les pedí una toallita para limpiarme y me ofrecieron directamente ir a la ducha.


Me duché, me vestí, me pidieron disculpas por no correrse diciéndome que no estaban muy acostumbrados a los tríos y les dije que no había por qué pedirlas, que yo me lo había pasado muy bien.


Buenos chicos. Comprobé que llevaba móvil, cartera y llaves y me fui a casa.





4 comentarios:

  1. Que polvo tan morboso , lastima que a muchos les mate la ereccion el ponerse un condon !!!

    ResponderEliminar
  2. Mmm... He disfrutado como un enano con tu relato de hoy !!! :-)

    ResponderEliminar
  3. Ja ja Perro , dirás que has disfrutado como un hobbit!

    ResponderEliminar
  4. Vamos, que pillaste a los hobbits con bastante hambre... No es necesario terminar por correrse para pasar buenos ratos, si que es cierto que es como el momento máximo, pero he estado con algunos tíos que tampoco se han corrido y lo he pasado muy bien. Todo según con quien.

    ResponderEliminar