jueves, 5 de diciembre de 2013

Prepárate, va a estallar el obús

Hoy una muy breve:

Tengo que contar que ayer me comí la polla más gigantesca que he visto en mi vida. Enorme, gordísima,  se iba engrosando a medida que llegaba al capullo y luego de golpe afilada en la punta, como un obús. Me dieron todo tipo de arcadas. Ni se me pasó la cabeza siquiera meterme eso por el culo. No puedo dar detalles de dónde ni cómo porque pondría al otro en evidencia. Pero desde luego fue impresionante.

4 comentarios:

  1. Joder cuéntanos más !

    ResponderEliminar
  2. La discreción es encomiable, pero decir esto y no explicar nada más es, es... No encuentro palabras !!! Grrr... ;-)

    ResponderEliminar
  3. Muy breve, nos dejas con la miel en los labios!

    ResponderEliminar
  4. Imagino que si no puedes contar más será porque quizás haya sido en la oficina o tienda o lugar público donde trabaja el otro. Al menos, detalles tipo raza, estatura... Yo he estado con uno blanco y delgado de más de 1.90 con algo muy, muy parecido a lo que describes.

    ResponderEliminar